1º de Mayo: UNIDAD DE CLASE FRENTE A LA EXPLOTACIÓN

La Coordinadora Sindical de Clase (CSC) en este 1 de Mayo, Día internacional de los trabajadores, llama a todos los obreros de todos los rincones del estado español a salir a las calles, a hacer valer el verdadero significado del 1 de Mayo.

La sangre de los obreros de Chicago, brutalmente asesinados en 1886, por exigir la jornada de 8 horas, nos ha de recordar este día como un día de lucha para nuestra clase, que en el estado español y a lo largo de todo el mundo se ve despojada de los derechos que con tanto esfuerzo y sacrificio conquistamos a base de la organización, la lucha y la unidad del proletariado.

La depauperación, el empeoramiento de nuestras condiciones laborales y el paro estructural constituyen la dinámica imperante: un 13,1% de los trabajadores del estado español, se encuentra pese a trabajar en riesgo de exclusión social, al percibir un salario inferior al umbral de la pobreza, mientras que en el caso de los trabajadores temporales esta cifra asciende al 24%.

Las sucesivas reformas laborales emprendidas por el PSOE (2010) y el PP (2012), con la complicidad de los sindicatos amarillos CCOO y UGT, han condenado a la clase trabajadora al paro y a la miseria. Llegando al punto de no poder cubrir las necesidades básicas aun trabajando, a costa de la precariedad y la temporalidad existente en el mercado de trabajo.

Esta situación, derivada del expolio continuado al que nos somete la burguesía se ha traducido en un incremento de la desigualdad. Así, desde el 2008 mientras que millones de trabajadores eran explotados o arrojados al paro, el número de ricos en España creció un 60% hasta 2016.

La profunda crisis que atraviesa el capitalismo no solo ha puesto de manifiesto, una vez más, las contradicciones inherentes del propio sistema, sino que ha conllevado, además, una agudización de la lucha de clases que ha puesto en evidencia la quimera de la paz social, con la que nos han pretendido engañar durante todos estos años. Enmarcada en la mal llamada Transición española, a través de la cual se sentarían las bases del agonizante Régimen del 78, que se encuentra sumido en una crisis política, económica y social sin precedentes.

Todo esto tiene su reflejo en la brutal represión ejercida por el estado español hacia los trabajadores, vulnerando nuestros derechos sindicales más básicos, criminalizando y atacando nuestro derecho a la huelga, el arma más poderosa que poseemos. Nuestro derecho sagrado de huelga está limitado de facto por la imposición de servicios mínimos (en sectores productivos donde no se establecen legalmente), por la temporalidad, la subcontratación; sin olvidar los intentos por parte del gobierno español y de la UE de legislar para limitar el derecho a la huelga (como trató de hacer Syriza en Grecia), el capital pretende socavarlo impunemente, y eso es algo que no permitiremos.

De igual modo, destacamos y condenamos los ataques perpetrados por el estado contra el pueblo catalán, así como la persecución y condena de artistas, twitteros y activistas. En definitiva, a toda voz que cuestione el orden vigente, atentando contra la libertad de expresión.

Ante estos ataques, solo cabe una respuesta: la lucha conjunta del proletariado, que debe organizarse en torno al sindicalismo de clase, combatiendo a los sindicatos amarillos y colaboracionistas, lacayos del capital; conquistando todos los derechos que legítimamente nos corresponden, pues somos los trabajadores los que generamos toda la producción, sin nosotros no hay nada.

Por ello, y solo a través de la unidad de la clase obrera podremos poner fin a este sistema criminal y opresor, construyendo un mundo nuevo.

¡VIVA EL 1º DE MAYO!

¡VIVA LA LUCHA DE LA CLASE OBRERA!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *